Diego Gea

El futuro del retail no es incierto.

Conceptos como "Experiencia" "Conveniencia" "Flagships" "Verticalidad" "Omnicanalidad" dominan los blogs y los podcast.  "Big data" "Machine learning" y otros más tecnológicos también dominan conferencias y eventos. Lo que sí sabemos es que toda revolución comienza con un análisis de las relaciones comerciales que existen y existían entre los distintos actores. En este post vamos a analizar una relación comercial tradicional que vuelve a resurgir de sus cenizas en un mundo rodeado de ecommerce y de "Big Datas". El famoso: PRODUCTO EN DEPÓSITO. 

Esta relación comercial era muy frecuente en el pasado, y sigue siendo algo relativamente frecuente hoy en día, aunque cada vez menos. ¿En qué consiste exactamente? Pues sencillamente, en que un canal de venta, vende producto que no le pertenece. Por ejemplo:

"Una chica que diseña y fabrica bolsos, deja un stock de 10-20 unidades en un comerciante de barrio. Normalmente en su misma ciudad, para favorecer el control de su producto e ir visitándolo con relativa frecuencia. El comercio va vendiendo su producto, y a final de mes paga el producto vendido a su proveedor." 

Este modelo atiende básicamente a la necesidad de:

  1. No asumir el riesgo del stock por parte del canal. 
  2. La marca necesita tener visibilidad para vender.  

 

Para las marcas, existen contras asociados a este modelo: 

  1. Apalancamiento financiero por pago tardío.   
  2. Riesgo de impago. 
  3. Control de imagen de marca. 
  4. Dificil seguimiento y control de tu mercancía. 

 

"Oye, pero es que en 2019, las marcas nacen online ¿No?". Si, pero este modelo de "producto en depósito" no ha desaparecido con el ecommerce, de hecho, sigue siendo una de las relaciones comerciales predominantes. Sobre todo de los marketplaces. Éstos primero venden un producto que no les pertenece, e instantáneamente se lo compran al proveedor. Ingresan por adelantado y pagan tarde. Este modelo tiene muchas variantes: ¿En qué almacén está el producto? ¿Quién asume los costes logísiticos? Pero en cualquier caso, sigue siendo lo mismo que hace 30 años. Modelos también como el "dropshipping", se basan en las mismas necesidades. 

 

¿Porqué una marca de moda nace online? Básicamente por costes, y por tendencia. Pero es que el 95% de las compras en el fashion retail, tiene una componente física. Antes de pagar (Webrooming y Showrooming), para realizar el pago, o después de realizarlo. (Devolución en tienda). Que no os engañen, las tiendas son, y seguirán siendo necesarias en los próximos años. Por eso se habla tanto de omnicanalidad: combinar Online y Offline será el modelo natural. Ya lo está siendo. 

 

Nos hemos ido olvidando poco a poco del modelo de "producto en depósito" tradicional, sobre todo por dos motivos:

  1. Porque hay marcas que apuestan por el ecommerce como canal único.
  2. Porque cada vez las marcas quieren ser más verticales, imitar a Inditex, por lo que poner tu producto en la tienda "de un tercero", te hace perder los beneficios de controlar tú la distribución. 

 

El problema es que cuando una marca quiere ser vertical, le llega un momento en el que el modelo de venta exclusivo online se queda corto y necesitas de presencia física. No solo para vender más, si no como punto de contacto directo con tu cliente, generador de ventas en tu tienda online, generador de imagen de marca...etc.

 

El modelo de depósito es el futuro del fashion-retail, pero no tal y como lo hemos descrito al inicio del post con el ejemplo de la chica de los bolsos, si no algo mucho más ambicioso, global, conectado, omnicanal, y con distintos conceptos de tiendas. Las nuevas marcas y generaciones lo tienen claro: Conversión de costes fijos en variables. 

En kradleco apostamos por llevar la relación del "producto en depósito", a un siguiente nivel: Creación de espacios-córner shop-in-shop, temporales o permanentes, flexibilización de apertura y cierre de espacios, medios de pagos seguros, control del cash-flow, control en tiempo real del stock, búsqueda de experiencia o conveniencia, y por supuesto, omnicanalidad.

No hace falta inventar nada nuevo, tenemos los medios y la tecnología para que este cambio se produzca, pero no han aparecido empresas ni plataformas que faciliten estas nuevas relaciones comerciales, HASTA HOY. Tendremos la plataforma lista en 2019. Apúntate a nuestra newsletter y nos pondremos en contacto contigo. 

KRADLECO, EL NUEVO RETAIL EMPIEZA AQUÍ. 

 

PD: Os dejamos un video para escuchar a Gary Vaunerchuk. Hay que probar nuevas formas de trabajar, de cambiar, "Nunca estaré en SnapChat".